Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Consulte nuestra política de cookies para obtener información adicional sobre tipos, finalidad y forma de gestionarlas.

Aceptar

actualidad

 

Actualidad

Miércoles 23/ Enero/ 2019

Detectores de monóxido de carbono. ¿Qué son y para qué sirven?

Detectores de monxido de carbono. Qu son y para qu sirven?

Como indicábamos en el post anterior, los detectores de incendios destacan por dos características que hacen que su uso se vuelva incuestionable: su capacidad para salvar vidas y su módico precio a la hora de adquirirlo.

Los detectores de monóxido de carbono, al igual que los detectores de humo, cuestan entre 10 € y 15 €, y su utilidad en la prevención y extinción de incendios domésticos es más que indiscutible. Los detectores de monóxido de carbono resultan claves en aquellas casas u hogares que disponen de sistemas de calefacción como chimeneas, calderas o estufas de gas, calentadores de agua, hornillos, braseros...

Estos diferentes sistemas de calefacción, cuya presencia y función durante los meses de invierno es fundamental, especialmente en las zonas donde se registran las temperaturas más bajas, pueden convertirse en un arma de doble filo si no se extreman todas las precauciones necesarias.

Además de que la homologación de cualquier sistema de calefacción es obligatoria si se quiere garantizar la seguridad de la vivienda, el mantenimiento profesional de los mismos es importantísimo. Lo mejor es dejar en manos de los expertos aquello de lo que no dispongamos de los conocimientos suficientes como para llevarlo a cabo de forma segura. No hace falta saber de todo, hace falta saber delegar y dejarse asesorar por los especialistas en la materia.

El monóxido de carbono es el gas que se produce debido a una mala combustión. El mayor peligro de la presencia de este gas en el interior de una casa son sus propiedades incoloras e inodoras, que lo convierten en un riesgo letal que amenaza la vida de quienes se encuentran en la vivienda cuando se produce una mala combustión. Es imposible reconocer o percibir su presencia, por lo que las posibilidades de que produzca la muerte son muy grandes.

La instalación del detector de monóxido de carbono es recomendable que se realice en el lugar en el que se encuentran los aparatos desde los que puede producirse la fuga del gas. Es decir, si la estufa o chimenea está ubicada en el salón, se aconseja que el detector de monóxido de carbono también lo esté. No obstante, es conveniente que si existe la posibilidad, también se instalen en el interior de las diferentes habitaciones de la vivienda.

¿Todavía tienes dudas de la importancia de la instalación de detectores de monóxido de carbono en la prevención de incendios domésticos? Llama al 902 19 47 49 y nosotros te las resolvemos. En Fragaservi estaremos encantados de poder ayudarte con cualquier cuestión que necesites, además de ofrecerte el soporte adecuado en la instalación y el mantenimiento de detectores de monóxido de carbono en tu hogar. Pide información sin compromiso.

Comparta esta noticia:

También le puede interesar...

Cerrar X

¡Participar es muy fácil!

Dale a "me gusta" en nuestra página de Facebook (facebook.com/fragaservi)
ó
Síguenos en Twitter (twitter.com/fragaservi)
y
rellena el siguiente formulario